Archivo del sitio

Consumo de yogur ayuda a combatir sobrepeso y obesidad

contrapapelnoticias-consumo-de-yogur-ayuda-a-combatir-sobrepeso-y-obesidad

Contrapapel-mx, septiembre 29, 2016.

Consumir un yogur descremado al día acompañado con fruta disminuye el riesgo de tener sobrepeso y obesidad, aseguró la investigadora de la Universidad de Navarra, España, Carmen Sayon-Orea.

En el marco del segundo Simposio de Yogurt en México “Iniciativa para una dieta correcta: efectos del yogurt en la salud”, la especialista comentó que la prevalencia del síndrome metabólico aumentó como consecuencia del sedentarismo, por lo que existen mayores casos de obesidad.

Por lo anterior, la investigadora indicó que el yogur es un tipo de leche fermentada cuya composición nutrimental es muy parecida a la leche que le dio origen, por lo que ofrece diferentes beneficios a la salud, que en gran medida se deben a las bacterias producidas durante el proceso de fermentación.

Además, este alimento contiene probióticos que ayudan a mantener en buenas condiciones la pared intestinal, resaltó Sayon-Orea en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En relación con el síndrome metabólico, obesidad y sobrepeso, la especialista refirió que estudios realizados a tres mil personas con estos padecimientos, de edades que oscilaban entre los 18 y 35 años, fueron sometidos al consumo habitual de yogur.

Los resultados mostraron menor riesgo de presentar componentes que conforman el síndrome metabólico; además, tenían menor ganancia de peso y se redujo la circunferencia de la cintura durante el seguimiento de los estudios.

Con base en estas evidencias, la doctora Sayon-Orea señaló que los efectos de este producto son favorecedores y recomendó consumir un yogur descremado al día acompañado con fruta para disminuir el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad.

Por su parte, el gastroenterólogo pediatra del Instituto Nacional de Pediatría (INP), Jaime Ramírez Mayans, resaltó la importancia de incluir el yogur en la alimentación desde la infancia para tener una mayor función intestinal.

Mayans manifestó que este producto previene enfermedades futuras que perjudican la función del organismo, ya que hace énfasis en la intolerancia a la lactosa.

El especialista del INP explicó que la intolerancia a la lactosa se produce por una serie de síntomas que resultan por la mala absorción de los hidratos de carbono.

El yogur, apuntó, tiene una pequeña actividad de lactasa que no existe en la leche. Esta actividad permite que el funcionamiento de la enzima tenga mayor eficiencia y, por lo tanto, la aceptación de dicho producto es mejor que la de otros lácteos.

“La lactosa es el principal hidrato de carbono en la alimentación del niño y no hay evidencia científica que compruebe que el consumo de yogur sea causa de intolerancia a la lactosa”, aseguró el especialista.

Anuncios

Trastorno por déficit de atención se puede heredar en 75% de los casos

contrapapelnoticias- tdhhereditario

Contrapapel-mx, julio 30, 2016. El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un problema del neurodesarrollo que puede heredarse en el 75 por ciento de los casos, aseguró el director general de Proyectodah, Juan Carlos Pérez Castro Vázquez.

El TDAH son alteraciones que afectan el desempeño del cerebro, de forma particular, las conexiones entre las neuronas que ayudan a las tareas de la vida diaria en las que se sabe hay factores genéticos involucrados, indicó Pérez Castro Vázquez.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el especialista explicó que el TDAH afecta de manera particular la conducta y el desempeño académico o aprendizaje de los niños.

El directivo agregó que para realizar un diagnóstico correcto de este trastorno se deben descartar en primera línea las afectaciones psicológicas que pueden surgir tras algún cambio abrupto en la vida del menor, como un divorcio o alguna otra fuerte impresión.

Luego se deben estudiar la intensidad y la duración de los comportamientos, algo que se vuelve evidente ante los ojos de los padres de familia, los hermanos, los tíos, los abuelos, los profesores, las personas externas, entre otros.

De acuerdo con el especialista, cuando un comportamiento presenta denominadores comunes como la intensidad, la frecuencia, la duración y las afectaciones en la calidad de vida de las personas, son elementos suficientes para sospechar de TDAH.

El doctor Óscar Sánchez Guerrero, del Instituto Nacional de Pediatría (INP), indicó por su parte que una vez diagnosticado el TDAH, el tratamiento más recomendado es el “multimodal”, el cual involucra a papás, un psicólogo, un médico e incluso los profesores.

El tratamiento multimodal atiende varios aspectos, por lo que es necesario que todos los sectores involucrados reciban una capacitación adecuada, a fin de llevar un correcto trabajo de “equipo”.

Uno de los puntos clave es la psicoeducación de los padres, la cual busca dotar de información accesible basada en investigaciones científicas y brindar estrategias de crianza para el TDAH para un mejor manejo de la situación en casa.

Otro es la terapia psicológica, la cual ayuda a modificar de manera positiva el comportamiento, y por último el tratamiento farmacológico que utiliza poco medicamento en un corto tiempo, lo cual dependerá si el trastorno es leve, moderado o severo.

“El TDAH no se cura, se controla. Es un problema conductual que debe recibir tratamiento de manera temprana, porque si no se tendría una vida muy complicada para llegar a la adultez siendo infelices”, señaló Sánchez Guerrero.

De acuerdo con el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), los rangos más frecuentes para la detección van desde los 6-7 años, hasta los 12.

El TDAH se presenta con mayor frecuencia entre los niños, pues según la epidemiología por cada tres a cinco niños hay una niña con la enfermedad y la prevalencia en los adultos es 1:1.

En tanto, la doctora María del Pilar Poza, adscrita al Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro, indicó que 70 por ciento de las personas bajo esta condición no recibe atención ni tratamiento.

Esta situación puede derivar con el tiempo en enfermedades como la depresión y la ansiedad que pueden terminar en adicciones como el alcoholismo, la drogadicción e incluso vandalismo, lo cual agrandaría el problema en la edad adulta del paciente, sostuvo la especialista.

Escuela para padres, programa de orientación sobre síndrome de Down

contrapapelnoticias-Escuela para padres, programa de orientación sobre síndrome de Down

Contrapapel-mx, julio 22, 2016. Debido a que muchas veces los padres de los niños con síndrome de Down muestran preocupación porque desconocen cómo será su vida, el Instituto Nacional de Pediatría (INP) implementó el programa llamado Escuela para padres.

El proyecto se realizó en colaboración con la Clínica de Atención Integral a Niños con Síndrome de Down y ofrece respuestas a las inquietudes de padres de niños con este trastorno cromosómico, es decir, alteraciones genéticas.

La coordinadora titular de la clínica, Karla Adney Flores Arizmendi, señaló que en la actualidad en el INP se atienden a cerca de 700 niños que aunado a esta condición presentan alguna patología de tipo cardiovascular, endocrinológica, malformaciones gastrointestinales congénitas, por mencionar algunas.

Flores Arizmendi dijo que debido a que entre 50 y 60 por ciento son menores de tres años, los padres suelen tener incertidumbre sobre cómo será la vida y el desarrollo de sus hijos.

Por tanto, los especialistas de diversas áreas brindan sesiones de manera mensual enfocadas en diversos temas que son seleccionados de acuerdo con las principales dudas que se presentan en la consulta.

“Los padres se dan cuenta que hay pocos apoyos en las instancias gubernamentales, en escuelas y en el trabajo”, indicó Flores Arizmendi.

“Su principal miedo es trabajar solos en temas como derechos y capacitación laboral, sexualidad; el hecho de estar aquí y ver que hay otros padres que comparten las mismas dudas o que están en la misma situación, los empodera”, agregó.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la coordinadora apuntó que el objetivo de este programa es crear redes de apoyo para que los padres puedas compartir sus experiencias.

La funcionaria refirió que para este proyecto, que inició a finales de 2012, se pesó y midió a más de 800 niños que se atendieron en el INP, así como de otras instituciones del Estado de México, Ciudad de México y Cuernavaca.

“La construcción de las tablas de crecimiento para niños con síndrome de Down mexicanos proporcionará una herramienta útil para distinguir entre el patrón de crecimiento normal y el deterioro del crecimiento de las personas con esta entidad, y así poder brindar la atención médica que se requiera de forma temprana”, destacó la especialista.

Mencionó que esta clínica lleva a cabo otra línea de investigación para determinar la relación de las medidas antropométricas de obesidad con las dislipidemias, que son las alteraciones en los niveles de lípidos en la sangre.

Flores Arizmendi señaló que la siguiente sesión de “Escuela para padres” se llevará a cabo el 25 de julio en las instalaciones del INP, donde se abordará el tema “Los derechos humanos de las personas con discapacidad”.

Además, agregó, la Clínica de Atención Integral a Niños con Síndrome de Down también contará en agosto con en el programa “Escuela para hermanos y abuelos”.

“En ocasiones, los hermanos ni siquiera conocen el hospital, no saben cómo pueden ayudar para que su hermano, que tiene esta condición, pueda incluirse en la sociedad. Los abuelos juegan un papel muy importante”, aseguró.

Malos hábitos y falta de ejercicio generan obesidad infantil

Malos hábitos y falta de ejercicio generan obesidad infantil contrapapel.mx noticias salud

Contrapapel.mx, marzo 21, 2016

Desde el embarazo, así como en los primeros meses y años de vida de los menores, se empiezan a dar los problemas de sobrepeso u obesidad, al existir malos hábitos alimenticios en la familia del bebé, aunado a la falta de actividad física.

En México, 30 por ciento de la población infantil tiene sobrepeso u obesidad, y los hijos de padres con sobrepeso, tienen hasta 50 por ciento más probabilidades de heredar esa condición.

Si la madre sube mucho de peso durante el embarazo porque come altas cantidades de grasas y azúcares, creyendo que debe comer como si fueran dos, sin saberlo está aumentando el riesgo de que su bebé sea obeso.

El nacimiento por cesárea y el no darles leche materna, son otros de los elementos que ayudan a que los menores ganen peso.

La idea de que un niño “gordito y rozagante” es sinónimo de saludable, o la de que los niños deben acabarse todo lo que se les sirve, son situaciones que favorecen el sobrepeso y la obesidad, indicó el encargado de la Clínica de Obesidad y Diabetes del Hospital Ángeles en la Ciudad de México, Jorge Enrique Ramírez Velásquez.

Expresó que la alimentación incorrecta empieza desde el biberón, porque acostumbran a endulzar la leche del bebé y peor si la lactancia materna se sustituye con fórmula.

“Estamos haciendo una muy mala nutrición, buscamos mucho tiempo la recompensa del niño para que deje de llorar con alimentos ricos en calorías, y esto va condicionando que el cerebro del niño se acostumbre a esos alimentos y que cada vez quiera más de esos alimentos”, indicó.

El también jefe del Departamento de Cirugía Bariátrica del Hospital General de México, manifestó además que la falta de actividad física de los menores genera un desequilibrio entre lo que comen y las energías que gastan, y al acumular grasa en el cuerpo suben de peso.

Mientras que Arturo Perea Martínez, coordinador de la Clínica de Obesidad del Instituto Nacional de Pediatría (INP), de la Secretaría de Salud, mencionó que hay causas prenatales que están relacionadas con la genética de los padres, que predisponen a los menores a tener sobrepeso u obesidad.

Pero también hay situaciones del medio ambiente como son las costumbres alimentarias de la familia y el no tener una rutina de ejercicio, que van en contra de la salud de los infantes.

“También, desafortunadamente, el avance tecnológico conduce a muchos niños de manera temprana que ganen peso porque no hacen ejercicio y eso es sedentarismo”, destacó.

Los especialistas señalaron que en el problema del sobrepeso y obesidad infantil los padres de familia son responsables de esta situación, porque los menores no son quienes realizan la compra de alimentos, ni son quienes los preparan, ni los que determinan las cantidades que ingieren.

Por lo cual, los adultos son quienes deben tener apoyo psicológico y con nutriólogos para que aprendan a preparar alimentos sanos en su casa o elegirlos en la calle. (Notimex)

A %d blogueros les gusta esto: